Ciudad de Guatemala. 31 de enero de 2017. Puntualizando sobre la independencia de su rol y que sus funciones no están supeditadas al organismo ejecutivo o legislativo ya que su nombramiento proviene de un juez, el interventor de la Terminal de Contenedores Quetzal, TCQ, Alexander Aizenstatd, dijo en conferencia de prensa que está cerca de cumplir su ofrecimiento de poner a operar la terminal, con el fin de resguardar los bienes bajo su responsabilidad y hacerlos productivos para el Estado. Todo esto se encuentra dentro de sus obligaciones como interventor bajo el cumplimiento de la ley.

El interventor dijo que ya se cuenta numerosos permisos y autorizaciones que se requieren para operar una terminal y que le ha sido comunicado que pronto recibiría las notificaciones oficiales de los últimos detalles pendientes por parte de la Empresa Portuaria Quetzal, EPQ.

El interventor Aizenstatd reiteró que es clave que la terminal entre en operaciones debido a su crítica situación financiera “he trabajado durante ocho meses en sanear la terminal, transparentar la gestión y lograr todos los requisitos para su funcionamiento porque es la única manera de resguardar los bienes que me fueron encomendados”.

Así mismo, recordó que el potencial inicio de operaciones de la terminal es un proceso separado de la propuesta de iniciativa de ley para concesión directa que está ahora en manos del legislativo y que él no la redactó ni firmó. “Esa ruta no afecta mis funciones ya que sería una alternativa a las rutas judiciales que seguirán su camino, yo no tengo ningún interés ni injerencia en ello, ése es trabajo de los políticos. Pero independientemente de ello, si la terminal no entra en operaciones pronto para generar ingresos, la decisión de los políticos, o de cualquiera, ya será irrelevante”.

Aizenstatd puntualizó en la relevancia de entender cómo funciona la intervención y el rol del interventor, ya que no se ha dado en el pasado un caso similar con una empresa que aún no ha entrado en operaciones y con plena misión de lucha contra la corrupción. “Cumplo lo que la ley dice sobre la función del interventor, que incluso me prohíbe interrumpir las operaciones de la empresa“.

El interventor dijo que al menos se necesita que la empresa subsista, pero si en algún momento se lograran utilidades y aún está la intervención, dichos fondos irían a la SENABED y el juez decidiría sobre el futuro de esos fondos.

“El futuro de la intervención está en manos del MP y del Juez, no mías”

El interventor aclaró que no ha realizado ningún comentario o emprendido ninguna acción acerca del futuro de la intervención de TCQ, “El futuro de la intervención es una decisión del MP y el Juez, no mía; no me he pronunciado al respecto y los documentos que comparto con la prensa indican que la misma subsiste independiente de cualquier acuerdo entre los accionistas a nivel estatal o municipal”.

El interventor recordó que al tomar el cargo hace ocho meses, la empresa no estaba en capacidad de operar ni contaba con los permisos respectivos. Ahora, Aizenstatd dijo que ya la terminal está en capacidad de trabajar con todas las cualificaciones necesarias y mostró papelería que de la autorización de la SAT, plan de operaciones portuarias y aprobación de atraque y amarre por el Ministerio de la Defensa, entre otros. Adicional, dijo que requirió la realización de un estudio de seguridad, uno de infraestructura y una batimetría. Es la terminal de contenedores más moderna de la historia del país y eso se ha logrado con muchos meses de trabajo.

Aizenstatd expresó que estos permisos representan no sólo las firmas de personas sino la certificación de indicadores de calidad de la gestión de una terminal que será la de las más

modernas de la región. “Ha sido complejo no sólo por el tema técnico sino por los múltiples intereses políticos y económicos, incluso vinculados con el narcotráfico, pero he contado con el respaldo de quienes me nombraron, de hecho, ayer mismo la fiscal general Thelma Aldana emitió comentarios positivos sobre mi gestión y honorabilidad. Adicional, diversas organizaciones sociales y académicas me han invitado a conferencias y han emitido incluso un comunicado en el que reconocen que es un proyecto de trascendental importancia para la economía del país”.

Para más información comunicarse con el equipo de relaciones públicas: Fernanda Morales (5946-7778), Melissa Ríos (4770-2080)